Anton Ponce de Leon

antonponce-250x250Fundador de Samana Wasi
Valle Sagrado, Cusco, Perú
www.samanawasi.com
Nos recibe en su comunidad todos los años y comparte con los viajeros su enorme sabiduría y corazón.
Durante su infancia Antón, vivió una experiencia paranormal en una aldea de sabios quechuas que marcó su vida. Treinta años después, abandonó su exitosa vida dedicada a la TV para adoptar “su misión en la Tierra”: convertir su casa en un hogar para niños abandonados y transmitir la cosmovisión andina al mundo.

Su responsabilidad es compartir esta sabiduría con todo el mundo, hoy hay una toma de conciencia de los pueblos sudamericanos. Es importante recuperar la identidad. Su convicción es que la espiritualidad es algo más que limitarse a meditar sin descanso, sino que meditar es acción en movimiento, meditar es servicio desinteresado.

Antón dice: “Los seres de la Aldea me enseñaron a leer el rostro y las manos de una persona. Entonces, apenas veo a alguien sé cómo es. No sé si tengo la capacidad de ver más allá, solamente digo con sinceridad lo que pienso y advierto que me puedo equivocar. Pero lo más importante es rescatar la antigua sabiduría de los quechuas andinos que se basa en el trabajo, la verdad y la honradez“.

Cada persona lleva marcado en su rostro el color del rayo que, libremente, ha elegido seguir en esta vida. La elección se produce antes de nacer, Tú ¿sabes a qué rayo perteneces?

En pleno valle sagrado de los Incas, en Urubamba, Cusco, Perú, Antón Ponce y su esposa Regia ha levantado la comunidad de Samana Wasi para chicos abandonados.

“Mi misión tiene que ver con ayudar a los chicos y con la divulgación de la cosmovisión andina, su trabajo es personal, no recibe ayuda del Estado ni de ninguna institución”, resume Antón.

Antón Ponce es escritor de varios libros -algunos traducidos a seis idiomas- entre ellos: “Y el anciano habló… sobre relatos y vivencias sobre la aldea A”, “El anciano en el lago sagrado”.